No hago otra cosa que pensar en ti
(Joan Manuel Serrat)


Sin ti no me siento Chico, me siento diminuto
(*)




Rosa, en casa, cuando empezamos a vivir juntos
(Foto: JRT, 1981-1982)

 

----------

 


También en casa, aproximadamente en la misma época
(Foto: JRT)

 


En casa, leyendo una novela. La literatura era una de sus pasiones. Como digo
en el Homenaje a Juan Bautista Bergua, fue gracias a ella que empecé a apreciar los libros
como objeto en sí, valorando, además del contenido, la calidad de su edición.
Misma época (Foto: JRT)

 

----------------


Estudiando. En la imagen inferior, con su amiga Francisca, a la que conoció en Magisterio.
Misma época (Fotos: JRT)


 

De vez en cuando la vida toma conmigo café
y está tan bonita que da gusto verla
(Joan Manuel Serrat)




Entrañable foto de Rosa y Ana, sentadas en la mesa camilla de nuestra habitación.
A La Sánchez, nuestra chica-Almodovar, también la conoció cuando cursaba Magisterio
y, al igual que con Francisca, mantuvo la amistad hasta el final de sus días.
Posteriormente Ana Sánchez se licenciaría en Geografía e Historia
y Rosa en Filología Inglesa. La falda de la mesa es obra
de Visi, la madre Rosa, una artista en estas labores.
(Foto: JRT, principio de los 80)

 


En la cama, que, como se ve, estaba a ras de suelo
(Foto: JRT, principio de los 80)

Cuando conocí a Rosa le encantaban los espejos y mirarse en ellos.
Con los años parece ser que esta fascinación se fue esfumando o debilitando,
y al colgar esta foto y venirme vagamente a la cabeza dicho recuerdo,
dudé de si era cierto hasta que encontré referencias al tema
en algunos de mis escritos que ella conservaba

 

--------


(Fotos: JRT, principio de los 80)

 

---


Leyendo el periódico. Ambiente de recogimiento, mañana de domingo
(Fotos: JRT, 1981-1982)



En nuestra casa, que no es mía sin ti; que diría Joan Manuel Serrat
(Fotos: JRT, 1981-1982)


 



Rosa, reguapa y escultural, haciendo ejercicios de ballet en casa
(Fotos: JRT, 1981-1982)

 

-------


Más de lo mismo bajo la antenta mirada de Charlot, que ya estaba en la casa cuando yo llegué
(Fotos: JRT, 1981-1982)

 





El ballet clásico fue otra de sus pasiones. Durante varios años estuvo yendo a la academia de danza
de la legendaria Karen Taff, en la calle Libertad, casi enfrente del emblemático bar La Vaquería, hoy día
café-bar Libertad 8. Allí iba a recogerla muchas veces, y salía como nueva, llena de energía



Rosa bailando para mí. Le gustaba mucho bailar todo tipo de ritmo,
aunque fuera improvisando, y lo hacía muy bien, tenía duende, me encadilaba
(Fotos: JRT, 1981-1982)

 



El televisor en blanco y negro, que se puede ver en el suelo, delata que la fotografía
se hizo antes de los mundiales de futbol celebrados en España en 1982,
ya que nos compramos uno en color para la ocasión
que todavía conservo activo en Málaga.

Al verlo se me ha revuelto un poco el cuerpo, porque cuando el fallido
golpe de estado del 23 F de 1981, aunque todavía no vivía con Rosa, me pilló allí
y seguimos los acontecimientos a través de él y de la radio toda la noche.
En Valencia incluso sacaron los tanques a la calle...

 

Me gusta nombrarte
en los rincones de mis poemas,
un poco a escondidas,
cuando ya casi parece
que no va contigo,
a la vuelta de la esquina
o en el revés de un verso.

Y no sé si todo
lo que escribo de más,
imagino o invento,
es una excusa
para decirte “te quiero”
de distintas formas,
románticamente moderno.

Románticamente moderno (Malva, 1981-1982)
Juan Rguez. de Tembleque

 

Las brujas cuelgan del techo.

La cama, a ras de suelo,
se mira en el espejo.

Aunque están echadas las persianas
y cerradas la ventanas,
hay luz de luna en los flexos.

Los sombreros,
uno blanco y otro negro,
esperan una cabeza fría
para irse de paseo.

Detalle (Malva, 1981-1982)
Juan Rguez. de Tembleque

Todos en casa.
Resaca

Todos en casa.
Nostalgia.

Todos en casa.
Palabras.

Todos en casa.
Malva.

Malva (Malva, 1981-1982)
Juan Rguez. de Tembleque



Más enano. Cada día más.
Cuando doy manotazos en el aire
buscando tus manos

Enanismo progresivo (Malva, 1981-1982).
Juan Rguez. de Tembleque

 


Vista parcial de nuestra habitación, que era a la vez
dormitorio, sala de estar y estudio. Colgado en la pared,
el estor que hizo mi suegra cuando tenía 13 años.
También el cojín grande es obra suya y
está hecho con la técnica de pachwork
(Foto: JRT, 1981-1982)

 

Detalle del motivo central del citado estor
(Foto: JRT, 1981-1982)

 


Rosa, por Carmen Barrios


You've got a friend
(Carole King)


When you're down and troubled
And you need some loving care
And nothing, nothing is going right
Close your eyes and think of me
And soon i will be there
To brighten up even your darkest night

You just call out my name
And you know wherever I am
I'll come running to see you again
Winter, spring, summer or fall
All you have to do is call
And I'll be there
You've got a friend

If the sky above you
Grows dark and full of clouds
And that old north wind begins to blow
Keep your head together
And call my name out loud
Soon you'll hear me knocking at your door

You just call out my name
And you know wherever I am
I'll come running to see you again
Winter, spring, summer or fall
All you have to do is call
And I'll be there

A in't it good to know
That you've got a friend?
When people can be so cold
They'll hurt you and desert you
And take your soul if you let them
But don't you let them

You just call out my name
And you know wherever I am
I'll come running to see you again
Winter, spring, summer or fall
All you have to do is call
And I'll be there
You've got a friend
You've got a friend
Ain't it good to know?
You've got a friend
Ain't it good to know? (3)
That you've got a friend

Cuando estás deprimido y preocupado
y necesitas cariño
y nada, nada te va bien
cierra tus ojos y piensa en mí
y pronto estaré allí
para iluminar incluso tu noche más oscura

Sólo tienes que gritar mi nombre
y sabes que allá donde esté
vendré corriendo a verte otra vez.
Sea invierno, primavera, verano u otoño
todo lo que tienes que hacer es llamarme
y yo estaré allí,
Tienes una amiga

Si el cielo encima de ti
se oscurece y se llena de nubes
y ese viejo viento del norte empieza a soplar
manten la calma
y di mi nombre en voz alta
pronto me oirás llamando a tu puerta

Sólo tienes que gritar mi nombre
y sabes que allá donde esté
vendré corriendo a verte otra vez.
Sea invierno, primavera, verano u otoño
todo lo que tienes que hacer es llamarme
y yo estaré allí.

No es bueno saber
que tienes una amiga ?
cuando la gente puede ser tan fría
que te hará daño y te abandonará
y se llevará tu alma si los dejas,
pero no los dejes

Tú sólo tienes que gritar mi nombre
y sabes que allá donde esté
vendré corriendo a verte otra vez.
Sea invierno, primavera, verano u otoño
todo lo que tienes que hacer es llamarme
y yo estaré allí.
Tienes una amiga
Tienes una amiga
No es bueno saber ?
Tienes una amiga
no es bueno saber ? (3)
que tienes una amiga


Esta canción que tanto le gustaba y tan bien cantaba, no podía faltar en la banda sonora
de nuestras vidas. Los que han sido sus alumnos saben de qué estoy hablando...

Dicha canción estaba ya grabada en el desván de mi cerebro por lo menos desde los 18 años,
y formaba parte de la melodía de mi vida antes de conocer a Rosa. Y es que cuando James Taylor
sacó su preciosa y susurrante versión del tema de su amiga Carole King, yo estaba saliendo con Kika
y se oía a menudo por los bares y por las pequeñas discotecas de Málaga (Zíngara, Club 31, Rafael
y la del hotel Málaga Palacio) a las que íbamos de vez en cuando con nuestros respectivos amigos
Patricio y Amaya. Naturalmente, invitaba a bailar muy arrimados y acaramelados.
La asociación de música, espacios, personas y sentimientos son indelebles.
Volveré sobre este asunto en otro lugar si vivo para contarlo

 

 



En proceso creativo, disculpen los posibles cambios, erratas, lagrimones, etc.

 




De Vez en Cuento

d e v e z e n c u e n t o . w e b s . c o m

Rosa