A Rosa: Una historia de amor
(Lo que el viento no se llevó)


Esta sección está dedicada a la que fue mi compañera durante 33 años, y a todos aquellos que tuvieron la suerte de conocerla y quererla; así como a Sara y a Enma, sus sobrinas-nietas, cuya muy deseada llegada y primeros meses en este mundo coincidió, cual moneda de cambio, con la manifestación y posterior progreso de su enfermedad, y en definitiva, con su lenta pero inevitable marcha. También a Elena, que Rosa ya no ha conocido, pero que por ahora se le parece tanto físicamente que parece su reencarnación.

Esto no es un homenaje sino una historia de amor, la mía, la nuestra, la de muchos que la conocieron.


IMPORTANTE: Esta historia está ilustrada con fotografías, en muchas de las cuales, además de Rosa, aparecen amigos o familiares. Si por cualquier motivo alguna de estas personas no quiere que salga su imagen, le agradecería que me lo comunicara para proceder a elimanarla.


A continuación recojo algunos de los preciosos y cariñosos comentarios que sobre este apartado me han enviado diversos amigos y seguidores de De Vez en Cuento. Muchas gracias a todos.

 

------------

 

Hola Juan,

He estado echándole un vistazo a “de vez en cuento” y … me he emocionado. Que bonito todo lo que escribes sobre “Tu Rosa”. Parece que era una persona especial.

A pesar de todo, creo que eres afortunado y como digo yo … es fantástico haber sentido/vivido todas esas cosas que cuentas en tu blog. Mucha gente no llega ni llegará nunca siquiera a imaginar que se puede querer de una forma tan auténtica y vital.

Un beso, Marta

Hola Juan!

Lo primero que tengo que decirte es que las veces que he visitado tu blog buscando a Rosa he permanecido largo tiempo viendo y leyendo. Me quedo sintiendo vuestra historia de amor como sí fuera la mía y a Rosa como sí hubiera sido mi amiga toda la vida.

Un abrazo enorme! Rosa G.

Siempre que leo "tus historias" o veo vuestras fotos, me regocija veros tan felices, a ti y a Rosa, y envidio, en cierto modo, todo lo que vivisteis juntos, algo que siempre quise y no logré tener.
Una historia de amor como la vuestra no la saborea casi nadie en esta vida.

Elena

Juan, una historia de amor como la tuya interesa a todos los que somos capaces de entenderte, sentir tu dolor, envidiarte por esa emoción en cada línea en la que hablas de ella. No nos conocemos pero tienes toda mi amistad, mi colaboración y mi pésame por esa pérdida irremplazable.

Un abrazo,
Pedro

Me resulta muy emocionante tu entrada dedicada a Rosa, sus recuerdos, incluso su imagen de joven que me recuerda a la mía a esa edad. Deseo que puedas sobrellevar su duelo con fortaleza.

Un abrazo muy grande, María Xosé

Hola, Juan. Me ha encantado este viaje que has preparado. A pesar de no estar en persona con vosotros, he vuelto a vivir mi juventud y he conocido más de vosotros. Y el conocimiento genera amistad y cercanía.

Gracias y un abrazo, Koldo

Solo decirte que estuve mirando la web y me parece preciosa la historia desde que os conocisteis. ¡Qué fotos más bonitas! Desconocía sus gustos por la danza.

Ya hablaremos tranquilamente. Me estoy acordando mucho de ti porque en definitiva eres la persona que más estás sufriendo su ausencia.  Al menos estás haciendo esta bonita labor para tenerla en el recuerdo y compartirlo con la familia y amigos.

Gracias. Un abrazo, Lola

Hola Juan: me parece muy hermosa la tarea de recordar a tu  Rosa con un lugar donde sus amigos repasen los momentos felices del pasado, de los lugares de la juventud. Es doloroso perder a un ser querido, solo nos consuela compartirlo con otros que también lo añoran, y mantener su recuerdo vivo. Espero que te sientas afortunado por haberla conocido y compartir gran parte de vuestras vidas.

Te mandamos un abrazo y energía positiva para afrontar esta nueva etapa de tu vida.

Besos, Amparo

Muy bonito el homenaje a Rosa. Lo iremos leyendo poco a poco. Supongo que te hará bien. Bueno, nos hará bien a todos, más a los que más cerca estabais de ella.

Cuídate, un abrazo. Ángel

Entrañable.  
Me parece un trabajo hecho con una ternura infinita.

Besos mil. Chu

Querido Chico

Esta noche he pasado por devezencuento   para ver a Rosa: estaba tan guapa en Senegal, en Vietnam, en Perú, el viaje a Estambul junto a sus hermanas/sobrinas tuvo que resultar inolvidable.

Aquella junto a sus sobrinas cuando eran pequeñas, en los guateques que se hacían en casa de Francisca, en la casa con vuestros amigos, las irrepetibles con Concha... contigo cerca.

He leído su hermosa despedida. Como decirla a mi amiga del alma que un minuto junto a ella ha servido para quererla siempre, que no imagino que no puedo encontrarla en los lugares acostumbrados o en alguno insólito.

Esa maravilla de video en Hanoy me hace sentir que sigue disfrutando del paseo en el enjambre de motos y bicis, incluso se oye su voz.... ha sido precioso estar con ella.

Salud querido. Ana

Querido Chico (Rosa siempre te llamaba así):

Estoy viendo todo sobre Rosa, así lo llamo yo. Me parece muy bonita la idea que has tenido. Creo que a todos los que hemos querido a Rosa nos resulta muy gratificante poder conocer de ella tantos detalles como nos muestras a través de sus fotos y de tus comentarios.

Todo esto me ha ayudado a decidirme, no sabía cómo hacerlo, a ponerme en contacto contigo porque quería que supieras que me considero muy muy afortunada de haber conocido a Rosa, que además de compañera ideal, también ha sido para mí una entrañable amiga. Quería decírtelo.

Deseo que todo el recorrido que estás haciendo por su vida, recuerdos tan bonitos, te ayuden de la mejor manera posible a superar su ausencia Yo la recordaré siempre con mucho cariño.

Un abrazo, Pilar

Querido Juan
Lo que he visto y leido de la oda a Rosa es muy bonito y emotivo, las fotos, lo que dice la familia y decimos los amigos, tus poesías de enamorado.... Es una persona que deja una profunda huella en todos los que la hemos conocido. Me siento identificada tambien con su hermana del alma porque a mi tambien se me murió mi hermano del alma hace ya 9 años y le sigo echando de menos. Son personas que uno desearia tener junto a si toda la vida. Al menos, hemos tenido el privilegio de compartir gran parte del trayecto de nuestras vidas con ellas y no tenemos mas remedio que conformarnos con haber sido tan afortunados.
Tienes razón al decir que hay que ser conscientes tambien de vivir y disfrutar día a día las buenas relaciones de pareja, de cariño y amistad en el momento presente, y en general de todas las cosas buenas que nos da la vida.
Se que no sirve de nada el decir desde fuera: mucho animo u otras frases manidas con las que realmente te querriamos animar. Uno tiene que vivir y experimentar el dolor de esa ausencia e irla integrando en la propia vida, y cada cual tiene un camino y tiempo diferentes para asumirlo y seguir avanzado. Pero, evidentemente, hay un antes y un después. En todo caso, seguimos creciendo como personas en muchos aspectos positivos como son una mayor sensibilidad hacia el dolor de los demás ante su sufrimiento por un pérdida o carencia de cualquier tipo, una mayor capacidad para desprendernos de lo que es superfluo y valorar más lo importante de la vida, una mayor conexión con aquellas personas que de verdad merecen nuestro aprecio porque además nos lo han demostrado, una fuerza mayor porque somos capaces de seguir adelante y reorientar nuestra vida e incluso disfrutar de ella. Porque además, Rosa, y todos nuestros queridos ausentes, seguro que no querrían de ninguna manera vernos tristes, y menos por su causa. Se lo debemos.
Un fuerte abrazo, Carmen S.

 

Quiero compartir contigo el vacío tan enorme que sentí al entrar en el departamento, porque falta Rosa, y no puedo dejar de verla. La siento allí, con su alegría, su fruta y sus quejas de qué rollo eso de engordar tan fácilmente, su marcha, cómo nos ponía las pilas a todos...en fin, ¡tantas cosas! Es su esencia, que sigue conmigo. La echo tanto de menos.

De vez en cuando veo De Vez En Cuento y "recojo vuestro legado", y me sorprendo con algunas fotos, como la del cigarro (qué punto, no me la imaginaba), y me río, y también se me caen lagrimones. Pero en definitiva me ayuda. Es un regalo tan bonito, para ella, y para los que la conocimos, que no quiero dejar de agradecértelo y mandarte un fortísimo abrazo.

Eva


 


 

T O D O - E S - D E - C O L O R

 



Foto: Eloy Frochoso

Hola Juan, me alegro de "verte". Y digo bien, porque entrando en tu página es como tenerte delante y ver tus facetas más personales. Por cierto, preciosas. Sois unos privilegiados, no todo el mundo puede decir que ha tenido cuarto y mitad de lo que vosotros habeis vivido, construido y regalado. Gracias por compartirlo.

Un abrazo, Rosa V.

De vez en cuando entro en "de vez en cuento" y me encanta el homenaje que estás haciendo a Rosa. Hay fotos preciosas y textos maravillosos que me muestran a Rosa cuando aún no la conocía y que a la vez siento tan cercana. Sus experiencias, sus viajes, su ropa son como reflejos de mi propia vida. No hay día que no me acuerde de ella...

Carmen D.


Foto: Eloy Frochoso


Foto: Eloy Frochoso

Gracias, Juan, por enviar ese enlace directo del espacio tan sentido sobre Rosa. Tu duelo, imposible de imaginar, mostrando cuan feliz has sido con ella refleja ese sentimiento tan profundo de haber encontrado a la persona idónea para compartir las vivencias diarias...
Cuídate, y sigue caminando.

Charo

Hola Juan:

Te agradecemos compartas con nosotros estos momentos tan tristes pero a la vez tan emotivos y cargados de sentimientos.

Tuvimos ocasión de disfrutar con vosotros de un gran viaje, nos acogisteis en vuestro grupo y lo pasamos genial. Recordamos a Rosa como una persona de gran serenidad. Uno de los recuerdos, al ver las fotos es especialmente su decisión de masticar la amarga coca con valentía, para prevenir el mal de altura poniendo cara entre resignación y confianza.

Hemos visto las fotos de Perú de tu correo y hemos vuelto a dejarnos envolver por la magia de los Dioses de los Incas.

Seguro que le has proporcionado toda la compañía y ayuda que ha necesitado. Ha compartido contigo muchos proyectos y un gran sentido del humor que ayuda en muchos momentos.

Me imagino que poco a poco seguirás con las aficiones que compartíais y con tus muchos proyectos. Cuenta con nuestra amistad y apoyo.

Un fuerte abrazo. Cecilia y Teo


Foto: Eloy Frochoso



Foto: Eloy Frochoso


Foto: Eloy Frochoso


Foto: Eloy Frochoso

Hola Chico, ¿cómo estás? Hoy ya no puedo dejar de escribirte (con Zenet de fondo, que me encanta, y que he visto en la página).

Nos hemos visto pocas veces pero el cariño que le tengo a Rosa hace que esté cerca de ti, aunque nunca te haya dicho nada. Veo con interés lo que estás haciendo con tanto amor, desde lo 1º que recibí, y ya no lloro; al principio no podía ver nada, normal, pero el tiempo hace que esos huecos tan grandes, esos vacíos, que nos vamos encontrando, los vayamos rellenando, poco a poco, con recuerdos y vivencias para que esos agujeros parezcan más pequeños, solo lo parezcan.

Hoy me he reído cuando os he visto en Cuba (le había dado yo a Rosa el teléfono de Nelson) porque había estado allí las vacaciones de Navidad de aquel año. Y me hacía gracia ver a Héctor, que me encantó, y con el que pasé muy buenos momentos.

Un fuerte abrazo, cuídate. Mely

Me ha emocionado muchísimo la mención a Rosa, y no te digo nada de las preciosísimas fotos que has puesto en tu devezencuento. Me encanta que Vir y Helen puedan ver ahora lo preciosa y lo especial que fue. Es muy tarde para lamentarme, pero nos separamos siendo muy jóvenes y ahora me doy cuenta de lo muchísimo que me he perdido de ella y conmigo mis hijas. Ojalá que todo esto que vas colgando, les permita a ellas conocer y recuperar la verdadera imagen de quien fue su extraordinaria tía. Un beso grande y muchísimas gracias por regalarnos todo este valiosísimo material que tantas carencias viene a compensar.

Rocío


Foto: Eloy Frochoso

 

Hola Juan:

Muchas gracias por compartir las fotos, que son guapísimas, como lo era Rosa, por dentro y por fuera.

Un abrazo. Martín


T O D O - E S - D E - C O L O R

 

MENU



De Vez en Cuento

d e v e z e n c u e n t o . w e b s . c o m

Rosa