-La más grande de mis calabazas------engalanada con un collar africano

Foto: JRT

 

La Humanidad tiene mucho que agradecer a la calabaza, un auténtico regalo de la Naturaleza sin el cual no sé que habría sido de nosotros.

Desde tiempos remotos hasta la actualidad se le ha dado múltiples usos (alimento, casco, instrumento o soporte de tal, etc.), siendo sobre todo el de contenedor o recipiente, sea para líquido (agua, p.e.), sólido (grano, p.e.) o semisólido, quizás el más destacable por la repercusión que ha tenido en la vida cotidiana de muchos grupos humanos a lo largo de la Historia.


Recipientes de calabaza decorados, la mayoría con asas flexibles incorporadas.
Omo, Etiopía (Africa oriental)


La cerámica, una de las revoluciones tecnológicas del Neolítico, le debe casi todo a esta hortaliza, incluso posiblemente su invención, que muy probablemente, como muchos descubrimientos importantes, fue casual, en este caso a consecuencia de la cocción accidental, por fuego (incendio), de recipientes vegetales, tal vez de fibra trenzada, recubiertos de barro para hacerlos impermeables o proteger su contenido del sol y el calor. Al quemarse, la materia orgánica desapareció y el barro se coció y endureció. Y es que a partir de sus infinitas formas, a veces caprichosas e inimaginables, bien directamente o seccionándolas a una u otra altura a lo largo o a lo ancho, se obtienen prácticamente todas las formas cerámicas y elementos de vajilla conocidos. Y si no lo creen, empiecen por rebanar transversalmente de abajo a arriba la calabaza que encabeza este homenaje. Dependiendo de a qué altura cortemos tendremos un plato, un cuenco o una olla y, de regalo, una copa invertida. Ésta puede ser más o menos abierta y estilizada, y puede convertirse en embudo (o tal vez en una especie de trompeta) con tan sólo tajar el extremo superior. Si seccionamos la susodicha calabaza longitudinalmente lo que tendremos serán dos grandes cazos con sus correspondientes mangos (o si lo prefieren, dos cajas de resonancia para un instrumento de cuerda), los cuales podremos reconvertir en coladores perforándolos. Como ven las posibilidades son muchas y seguramente alguna se me escapa. Además, tal cual, lo que tenemos es una garrafa o botella panzuda; y de ser más pequeña, sin más, un sonajero o una maraca. Tambíen se puede utilizar, entera o dividada, como elemento de percusión, o como base de un lámpara o lucerna.

Calabaza utilizada como botella o garrafa
en tiempos prehistóricos


No hace justicia el uso peyorativo que se hace de ella cuando se suspenden asignaturas, no se es correspondido en el amor, etc.


No vería con malos ojos que esta criatura me diera calabazas,
seguramente me haría hasta gracia.

 

Berimbau. Instrumento musical

Güiro. Instrumento musical

 

 

Distintos tipos y formas de calabaza

 

 

Soles. Acuarela de Luis F. Solance

 

Galería de fotos



VOLVER

 


De Vez en Cuento

d e v e z e n c u e n t o . w e b s . c o m

Calabaza