Rosa tumorosa y primorosa (III)

 

Poemilla sorpresa (pasar cursor sobre el texto para desentrañar el misterio)
que, escrito en una cartulina rosa doblada, le regalé a Rosa en el año 2002
y del que, por cierto, no me acordaba, pero que ella conservaba

 

 

Hay quienes dicen que "las despedidas son siempre tristes". No estoy en absoluto de acuerdo con ellos. Obviamente lo triste o no que sea una despedida, va a depender de a dónde se marcha la persona a la que se está despidiendo. ¿Se marcha de vacaciones o se marcha para siempre?. En cualquier caso, si se trata de personas que se conocen y entre las que hay cierto afecto, me atrevería a decir que lo más normal es que  la partida de un ser querido conlleve sufrimiento, al menos por alguna de las partes.

Tratando de evitar esa clase de sufrimiento, se me ocurre centrarme sólo en todo lo que hemos vivido y aprendido juntos. Quién ha vivido, ha tenido amigos, ha  hecho cosas y, sobre todo ha querido, supongo que dejará alguna huella de su paso por la vida, y va ser esa huella la que va a dar significado a mi vida.

Yo, en este momento, necesito creer que mi existencia ha sido importante para alguien. Así, por ejemplo, me gustaría pensar que para algunos alumnos míos mi labor como profesora ha dejado alguna huella. Qué presuntuosa soy, pero es que es halagador y de vez en cuando está bien darse un pequeño homenaje y decirse a uno mismo que quizá no haya sido tan mediocre como creía. Cuanto me gustaría ser recordada por haber sido buena profesora y buena persona.

La despedida. Rosa González Colilla, 6 de octubre de 2013
(extraído del blog de Rosa)

 


Apología de Rosa

 

 

 

 


Para algunos
el camino de perfección
empezó por el abismo
de la desilusión,
que es la gran liberación;
pero para mí,
un poquito antes:
cuando te junté a mí
con tu absorto
beneplácito.

Y siendo así,
que me precipité en ti,
no cabe duda que ya entonces,
aunque ignorante de los pilares
de la filosofía, era,
al fin y al cabo, sabio,
queriéndote toda
de cabo a rabo.

Dedicatoria que le hice a Rosa en 1987 en el libro de Pío Baroja
titulado "Camino de perfección"



Anterior



MENU




De Vez en Cuento

d e v e z e n c u e n t o . w e b s . c o m

Rosa