Rosa revolutum

 

 


Leyendo en el tren. ¡Cuanto leía!. Como decía a menudo:
Sin cultura, sin conocimiento, no hay libertad de elección
(Foto: JRT, 2011 ?)

 


Luis y Rosa por la Gran Vía madrileña en una manifestación anti-OTAN y para pedir
un referendum a través del cual decidir si nos manteníamos en dicha organización militar, en la que
nos había metido Leopoldo Calvo Sotelo tras el Golpe de Estado del 23 de febrero de 1981,
o nos salíamos, como en un principio quería la gran mayoría de españoles

La dimisión de Adolfo Suárez, partidario del no alineamiento, y el inmediatamente posterior
Golpe de Estado del 23 F, que según Pilar Urbano ya se había abortado antes de producirse,
tuvo a mi entender mucho que ver con este tema

(Foto: JRT, 1985)


 


Luis y Rosa, los mismos protagonistas que en la foto anterior, pero 26 o 27 años
después, en una manifestación en defensa de la Sanidad Pública a su paso
por la plaza de Cibeles de Madrid
(Foto: JRT, 2012 ?)



------------


En defensa de la Enseñanza Pública. A la izquierda, portando una pacarta de la Escuela Oficial de Idiomas
de San Fernando de Henares; y a la derecha, con un compañero de profesión
y su pareja inmersos en "la marea verde"

 




En la casa de Alberche durante alguna comida familiar.
El que está a su lado soy yo

 

En nuestra casa, 1997
(Foto: JRT)



-------------


En Málaga, casa de Joaquín, rememorando viejos tiempos. Década del 2000
(Fotos: Begoña Hernández)

 


Rosa en la Plaza Mayor de Alberche. Años 80



Alberche "del Caudillo"

 


----


En la casa de Alberche, remendando un estor, obra de su madre, que durante algunos años
utilizamos como cortina en la ventana del salón de nuestra casa en Madrid

 

Mi relación con las labores / costura


Mi madre era primorosa en las labores, capaz de hacer todo lo que se proponía y, además, lo hacía muy bien, por lo que ninguna de sus tres hijas intentó jamás aprender.


Colcha que Visi le hizo a Concha y que publicaron, sin permiso de la autora y con todo lujo de detalles,
en las páginas centrales de la revista Muestras y Motivos (1981). Al parecer había un problema
con la distinta coloración de los hilos, por lo que mi suegra, una vez terminada,
la llevó a la tienda donde los había comprado para que el fabricante proveedor
le diera un baño de tinte homogéneo; y en algún momento de este periplo
saltó en exclusiva a la revista como por arte de magia.
Nos enteramos por casualidad...

En la parte inferior de la colcha pone: "925 horas para mi hija Conchi, sus hijos
y los hijos de sus hijos. Alberche, 1981". Ahí queda eso


Ella no tenía paciencia para enseñar, creo que tampoco lo intentaba. Yo, por ejemplo, cogía la aguja y las tijeras con la mano izquierda, por lo que, nada más empezar, me disuadía o me animaba a dejarlo porque "con esa pinta nada puede salir bien". Yo no me ofendía, simplemente tenía una escusa para no hacerlo. Después de todo aquella era una actividad que no me interesaba nada y en aquel momento me atraía bastante más la lectura. De hecho, incluso ahora con el sólo hecho de pensar en una aguja, me empiezan a transpirar las manos. Jamás hice aquellas labores que, en mis tiempos de colegio,  había que presentar para aprobar una asignatura cuyo nombre no recuerdo. Afortunadamente no era necesario hacer examen, sólo había que presentar una pequeña muestra que, creo recordar, me hacían Flore o mi madre. Por supuesto yo nunca fui capaz.

El caso de Concha fue diferente. Con ella tampoco tuvo paciencia para enseñarla pero como "ponía mejor pinta" tenía más futuro.

Afortunadamente, antes de morir, mi madre tuvo tiempo de ver algunas de las labores de Patchwork que ya había hecho Concha. Además de lo mucho que le sorprendió ver que una de sus hijas era capaz de hacer labores, se sintió orgullosísima de ella. Concha sólo se limitaba a poner en práctica lo que, durante muchos años, había visto hacer a su madre.

Rosa González Colilla, 18 de abril de 2013
(Texto extraído del blog de Rosa)

 


Rosa, de muy bien ver, a mediados de sus 50.
Hasta que se murió provocó en mí
las más dulces pasiones
(Verano de 2012)

 



Arriba, en el yacimiento paleolítico de Puente Pino (Alcolea de Tajo, Toledo),
ayundándonos durante la jornada de puertas abiertas del año 2010. Y abajo,
en la plaza mayor de El Bercial, con parte del equipo de excavación,
al finalizar la campaña arqueológica del año 2007.

"En los momentos difíciles pude contar con los amigos, que me echaron una mano,
caso, por ejemplo, de Luis Solance, María del Carmen Díaz, Juan Francisco Muñoz
y Juan Carlos Guisado di Monti. Rosa, mi compañera, siempre estuvo ahí,
y con el tiempo aprendió que no todas las piedras son iguales
"
(Frase con la que finalizo los agradecimientos
en mi Tesis Doctoral, 2006)

 

--------


Rosa junto al río Tajo, en el Cañón de Azután
(Foto: JRT, 2011)




Bailando y cantando en la fiesta que dio Maite
para celebrar su cincuenta cumpleaños
(Foto gentileza de Maite Imbernón)





Rosa cual muñeca de nieve
(Enero ? 2010)

 

Siguiente

 

En proceso creativo, disculpen los posibles cambios, erratas, lagrimones, etc.

 


MENU


De Vez en Cuento

d e v e z e n c u e n t o . w e b s . c o m

Rosa